domingo, 29 de marzo de 2009

Frialdad


Esta vez no seguí fingiendo
ni pude jugar a ser feliz
y esa frialdad callada de congoja
se aposentó entre los latidos
de mi corazón sin fuerza.
Mi ánimo decaído y refractario
no participó en las risas
ni se mostró dispuesto a compartir
la dicha tal vez disimulada.
La soledad me llama,
me invita a su morada
y acudo presuroso a su refugio.
Esta noche me faltó la chispa
el vacío se apoderó de mi
el contagio de aquellos que se gozan
no me enciende.
Los ojos que me miran no me entienden
ni comprenden lo que siento ahora en mi.
Me marcho presuroso
buscando los brazos solidarios
y me pierdo entre la bruma de la noche.
Esa triste noche
en que no quise fingir
ni estar con los ruidos de las voces
que chocan cuando el hombre
se pierde solitario en el sufrir.
Armando Zamora canizalez

2 comentarios:

escudo al corazon dijo...

hola armando!!gracias por no olvidarte de mi,,espero que ese proyecto en el que andas inmerso salga genial y con exito!te lo deseo de corazon!
bellisimo lo que has escrito,todos necesitamos algo de soledad,todos necesitamos zambullirnos en nosotros mismos!
se que no me paso habitualmente,soy un despiste,pero siempre os llevo conmigo!
un besito^^

Eruan dijo...

Guau, que envidia me da tu increible talento para la escritura ^^ como siempre sublime, me alegro de leerte de nuevo, que hacia tiempo que no se te veia :P aunque yo tb estuve ausente.